D&M_cannabis.png

Cannabis

Marihuana, hachís, polen, hierba, ganja

El cannabis es conocido por sus propiedades paliativas contra el dolor y su capacidad de alterar la mente. Existen muchas variedades (especies) de la planta del cannabis, cada una de ellas con unos efectos y una composición química diferentes. A día de hoy, se siguen descubriendo nuevas variedades del cannabis con frecuencia, a la par de nuevas aplicaciones terapéuticas. Actualmente, el cannabis es la sustancia ilegal más extendida en el mundo. A pesar de que su consumo es más seguro que el de otras sustancias, como el alcohol, el cannabis produce efectos negativos en la salud del usuario.

1

No es inofensivo

El cannabis no es inocuo: produce ciertos efectos negativos y puede causar adicción.

2

Bebe agua

Si te encuentras mal después de consumir cannabis, el mejor método para recuperarse consiste en beber agua, comer dulces, descansar y no consumir sustancias el resto del día.

3

Comestibles

Ten cuidado con los alimentos que contengan cannabis. Es la manera más fácil de sufrir una sobredosis. No tomes más de lo recomendado, aunque los efectos tarden en llegar.

Efectos

Aquí tienes una lista con los efectos más comunes del cannabis. Por favor, ten en cuenta que cada uno puede sentir sus efectos de manera diferente y esta no es una lista exhaustiva. No todo el mundo experimenta estos efectos, y otros diferentes pueden aparecer.

La probabilidad de experimentar estos efectos, así como la intensidad con la que los sientas, dependen del ratio de THC:CBD del cannabis.

Los efectos son (de positivos a negativos):

  • Relajación
  • Mayor extroversión
  • Felicidad
  • Risa
  • Aumento del apetito
  • Distorsión del tiempo y el espacio
  • Alteración de la vista y el olfato
  • Pérdida de la percepción del dolor
  • Dificultades al hablar
  • Deterioro de la memoria a corto plazo
  • Fatiga
  • Paranoia

Dosis y aparición de efectos

¿Cómo? ¿Cuánto? ¿Cuándo? ¿Durante cuánto tiempo?

Lee nuestras secciones sobre dosis y tolerancia para más información.

Los efectos que experimentes tras consumir una determinada dosis de cannabis dependen de muchos factores, como tu peso, la velocidad de tu metabolismo, experiencias pasadas y la situación en la que estés cuando consumas.

Aunque esto sucede con cualquier droga, con el cannabis es especialmente difícil encontrar la dosis ideal para cada consumidor, debido a la gran cantidad de variedades de la planta, maneras de consumirlo y la distribución de los compuestos activos entre los capullos de la planta.

Cómo lo tomes importa…

En orden de menos perjudicial a más peligrosa manera de consumir cannabis:

Pulverizadores/Sprays

Esta vía de administración es la más saludable, pero solo se puede obtener a través de una prescripción médica en países donde su venta está legalizada. Por eso mismo, apenas es utilizada con fines recreativos, por lo que la mayoría de consumidores han de optar por alternativas más calóricas y cancerígenas. Sativex es el pulverizador más conocido. Contiene altos niveles tanto de THC como de CBD, y tarda unos 15 minutos en hacer efecto.

Vapear

Vapear es un método en el que se calienta el cannabis para liberar el THC y otros cannabinoides. Vapear es, en esencia, una alternativa más limpia a la combustión (fumar/inhalar). La temperatura alcanzada en el proceso es suficientemente baja para evitar crear las toxinas que aparecen en la combustión. Por ello, vapear tiende a evitar la tos y la irritación de garganta asociadas con fumar. Tampoco requiere la utilización de tabaco, por lo que puede ayudar a reducir la adicción al tabaco en usuarios de cannabis3, 7, 8. Esta puede ser la forma de consumo de mayor coste, debido al precio del vaporizador. Sin embargo, vapear es un método con una gran eficiencia de coste a largo plazo8, 9.

Más información sobre cómo funciona la vaporización.

Comer

Comerlo es probablemente la forma más sencilla y segura de consumir cannabis. Sin embargo, comer cannabis no está exento de peligros: aquellos que lo consuman por primera vez de esta manera pueden anticipar que los efectos y el tiempo transcurrido hasta sentirlos sean similares a cuando lo fumen, vapeen o inhalen; pero los comestibles tardan mucho más tiempo en hacer efecto (hasta 2 horas). Esto puede volver muy tentador consumir más antes de sentir los efectos. Sé paciente: si la primera dosis no fue suficientemente potente, prueba una dosis diferente otro día. ¡Consumir de nuevo es la forma más fácil de sufrir una sobredosis! Mucha gente afirma que los comestibles les producen un “body high”, esto es debido a que los compuestos presentes en el cannabis son alterados ligeramente por el estómago, el intestino y el hígado.

Inhalar

El cannabis puede ser inhalado a través de una pipa o un bong. Aún siendo menos perjudicial que fumarlo, esto hace que sea más fácil inhalar mayores cantidades de humo. Se debe tener cuidado de no inhalar demasiado profundamente para evitar consumir demasiado. Los bongs con mecanismos de hielo pueden ayudar a reducir la irritación de garganta, ya que el hielo reduce la temperatura del humo.

Fumar

Fumar cannabis es la forma más habitual de consumirlo, a pesar de ser la más perjudicial. Este método aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer de pulmón, debido a que quemar cannabis (con o sin tabaco) crea toxinas asociadas con el cáncer. En Europa, el cannabis suele ser mezclado con un compañero mucho más peligroso: el tabaco. Añadir tabaco al cannabis aumenta considerablemente las probabilidades de desarrollar irritación de garganta, el riesgo de cáncer y la adicción. Recomendamos no fumar el cannabis, pero si igualmente decides hacerlo, podrías probar a usar mezclas de hierbas relajantes, como la damiana o la passiflora, que no contienen nicotina ni otras toxinas presentes en el tabaco.

¿Cuánto?

Fumar

Cada vez que pruebes una variedad nueva, o compres a un proveedor diferente, es recomendable fumar una dosis menor de lo habitual, de forma que puedas percibir las diferencias en los efectos y la potencia del cannabis (se define potencia como la cantidad de ingrediente activo necesaria para producir el efecto deseado).

  • Dosis baja: 0,05 g
  • Dosis media: 0,15 g
  • Dosis alta: 0,25 g

A alguien que tome la dosis media, una bolsa de un gramo de cannabis le debería bastar para 8-12 consumiciones, en caso de que uses papeles de liar XL y lo mezcles con tabaco.

Comer

A la hora de preparar comestibles, existen todavía más factores a tener en cuenta que pueden influir en tu experiencia y los efectos que puedas sentir. Algunos de estos son: la variedad del cannabis, el empleo de aceite o mantequilla para cocinar, el tiempo que lo cocines, la temperatura de cocción (baja potencia y entre 1-2 horas es lo óptimo) y, por supuesto, tus habilidades culinarias.

  • Dosis baja: 2-4 mg
  • Dosis media: 3-8 mg
  • Dosis alta: 4-15 mg

¿Cuándo notaré los efectos y durante cuánto tiempo?

El tiempo de inicio más abajo indica cuánto tardarás, normalmente, en empezar a sentir los efectos del cannabis desde que lo tomes por primera vez. La duración indica aproximadamente durante cuánto tiempo experimentarás los efectos, después de lo cual la intensidad de estos disminuirá y podrán empezar a aparecer los efectos del “comedown”.

Fumar

  • Inicio: 2-10 minutos
  • Duración: 2-8 horas

Comer

  • Inicio: 20-120 minutos (dependiendo del contenido del estómago)
  • Duración: 3-9 horas

El kifi o kif es la resina que se desprende del cannabis seco que se acumula en los grinders. Es la parte más potente y contiene concentraciones altas de THC. Ten cuidado con él.

¿Cada cuánto puedo tomarlo?

Consumir cannabis demasiado a menudo reducirá la potencia de sus efectos, lo que puede inducir a consumir mayores cantidades. Guarda el cannabis únicamente para ocasiones especiales y eventos, y consúmelo con moderación.

nueroscience info toggle ¡Haz clic aquí para acceder a la información neurocientífica! !

El tabaco y el cannabis frecuentemente se consumen a la vez y tienen una relación especial. Una reciente encuesta a nivel mundial mostró que el 65% de los encuestados fumaba porros hechos con cannabis y tabaco. Varios estudios indican que la probabilidad de desarrollar dependencia hacia el cannabis se multiplica por 5 cuando este es consumido junto con tabaco, comparado a cuando es consumido de forma independiente (esto es, fumar porros hechos de ambos en lugar de fumar cannabis y cigarrillos por separado). A menudo, los consumidores los mezclan porque el tabaco funciona como relleno barato.

Una hipótesis sugiere que este incremento en las propiedades adictivas podría funcionar en ambas direcciones, de manera que el cannabis también podría aumentar tus probabilidades de desarrollar dependencia hacia la nicotina. Se cree que la adicción a la nicotina va mano a mano con unas condiciones psiquiátricas y psicosociales más pobres.

Por último, la Organización Mundial para la Salud (OMS) informa que las muertes relacionadas con fumar son la causa de muerte más sencilla de prevenir, por lo que es esencial que se popularicen otros métodos de consumo de cannabis. A pesar de esto, fumar cannabis junto con tabaco es, a día de hoy, el método por excelencia en la mayoría de países.

Escrito por Chandni Hindocha, estudiante de doctorado en UCL

Interacciones

Cannabis + ? =

Selecciona una sustancia

Selecciona una de las sustancias de la lista para ver como interactúa con Cannabis.

Fuente:: tripsit.me

Reducción de daños

Hay ciertas precauciones que deberías tomar antes de consumir cannabis. Los siguientes consejos te ayudarán a prepararte tanto física como mentalmente. Queremos que estés seguro y disfrutes de tu experiencia lo máximo posible, así que, si has tenido una mala experiencia o tienes problemas con efectos secundarios especialmente negativos, por favor toma nota de estas recomendaciones.

EVITA EL TABACO

Es habitual mezclar el cannabis con tabaco para consumirlo. Sin embargo, este hábito aumenta las posibilidades de desarrollar dependencia y cáncer. Recomendamos no fumar el cannabis, pero si igualmente decides hacerlo, podrías probar a usar mezclas de hierbas relajantes, como la damiana o la passiflora, que no contienen nicotina ni otras toxinas presentes en el tabaco.

ASEGÚRATE DE TENER AGUA

Mientras estés bajo los efectos del cannabis, deberías tratar de beber agua regularmente para evitar encontrarte mal. Es común olvidarse de beber agua, por lo que es recomendable disponer de ella con antelación.

MENTALIDAD ADECUADA

Trata de no consumir cannabis sólo, ya que esto incrementará tus posibilidades de sufrir experiencias desagradables, encontrarte en circunstancias poco seguras y desarrollar dependencia. Asimismo, deberías evitar fumar para calmar tu ira o tristeza, ya que esto también puede ser el desencadenante de una mala experiencia.

ESPACIO SEGURO

El cannabis puede tener algunos efectos alucinógenos y volverte paranoico. Para prevenir malas experiencias, trata de consumir el cannabis en un lugar cómodo y seguro.

THC:CBD

En los últimos años, la potencia del cannabis ha aumentado considerablemente; debido a que la concentración del cannabinoide psicoactivo principal del cannabis, el THC, ha alcanzado niveles muy elevados. En ese mismo periodo, el número de gente joven buscando tratamiento por problemas de dependencia del cannabis también ha aumentado5, 10. Se cree que este crecimiento es debido al aumento en los niveles de THC que el cannabis contiene. Además, mientras que los niveles de THC no han dejado de crecer, se ha producido una reducción equivalente en la cantidad del principal cannabinoide no-psicoactivo, y posiblemente protector, del cannabis; el CBD14.

Se recomienda consumir variedades del cannabis con alto contenido en CBD, como el kif o el hash, y evitar el "skunk", o cannabis de muy alto contenido en THC y prácticamente no CBD. Si no tienes mucha experiencia con el cannabis, tienes mas probabilidades de sufrir paranoia si la variedad que consumas es baja en CBD y alta en THC.

Escrito por Chandni Hindocha, estudiante de doctorado en UCL.

¿Te encuentras mal?

Es muy poco habitual, pero podrías encontrarte mal después de consumir cannabis. Le puede ocurrir a cualquiera, aunque es más común entre aquellos que lo consuman por primera vez. Sorprendentemente, puede ocurrir independientemente de lo alta que sea la dosis o de estar usando una variedad nueva. Cuando esto sucede, es habitual sentir náuseas, paranoia y ponerse pálido. Los siguientes consejos pueden serte útiles si esto te sucede a ti o a un amig@:

  • Bebe agua y toma algo que contenga azúcar. Ten cuidado de no comer o beber demasiado: da pequeños sorbos de agua y come poco a poco, tomándote tu tiempo para masticar y tragar.
  • Túmbate y respira hondo. Baja la frecuencia de tus respiraciones.
  • Tómate el resto del día con calma y descansa. No se recomienda consumir más cannabis u otras sustancias aunque te sientas lleno de energía, ya que tu cuerpo estará menos preparado para procesarlas.
  • A la hora de ayudar a alguien que esté sufriendo un "amarillo", háblale despacio y con calma. Averigua si necesita hablar y que le presten atención, o si por el contrario prefiere estar en silencio y que le dejen tranquil@. Consíguele algo de comer y beber. Ayúdale a respirar profundamente y a un ritmo constante.

¿RESACA?

Algunas personas se sienten “resacosas” después de haber consumido cannabis, otras no.

Algunos efectos secundarios que podrías experimentar son:

  • Dolor de cabeza
  • Aletargamiento
  • Deshidratación
  • Ojos resecos y con picor
  • Sensación de aturdimiento
  • Percepción a “cámara lenta”
  • Náuseas leves
  • Congestión

¡El mejor consejo que podemos darte para reducir los efectos de la resaca es beber mucha agua y dormir tanto como necesites!

Riesgos

Al contrario de lo que muchos consumidores de cannabis piensan, la adicción y la dependencia pueden ocurrir al consumir esta sustancia. El término médico es Trastorno por uso de cannabis. Sin embargo, sí parece ser cierto que el cannabis presenta tasas de dependencia mucho menores que otras sustancias, como el alcohol o la nicotina.

Lee más sobre dependencia aquí.

Efectos a largo plazo

El cannabis puede tener efectos a largo plazo si se consume muy frecuentemente (prácticamente a diario).

Sin embargo, todos los efectos negativos del cannabis parecen desaparecer tras un período relativamente corto de abstinencia total, normalmente de unas 4-6 semanas1, 2.

Los cannabinoides afectan a un sistema que es esencial para el desarrollo del cerebro. Por tanto, aquellos que consuman cannabis durante la adolescencia pueden desarrollar:

  • Dificultades orientándose en el espacio
  • Problemas de fluidez verbal
  • Incapacidad de inhibir estímulos externos innecesarios para el pensamiento cognitivo.

En cuanto a los efectos en quienes consumen cannabis a diario, existen discrepancias al respecto en la literatura científica. Sin embargo, los efectos negativos más comunes se cree que son4, 16.

  • Problemas en la toma de decisiones
  • Dificultades aprendiendo cosas nuevas
  • Dificultades creando planes de futuro

Si mezclas el cannabis con tabaco, los efectos perjudiciales para tu salud aumentan considerablemente, así como el riesgo de desarrollarlos.

Si quieres comprobar cómo se clasifica tu uso del cannabis de forma anónima puedes utilizar la Drugsmeter Cannabis app.

Descubre más en nuestra sección Cómo lo tomes importa.

Cáncer de pulmón

Curiosamente, se ha descubierto que el THC puede frenar el crecimiento y la metástasis de tumores. En varios estudios, los fumadores de cannabis (empleando únicamente cannabis puro) mostraron un menor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. A pesar de que el THC tiene efectos beneficiosos en células tumorales, es importante buscar niveles equilibrados de THC:CBD para minimizar los posibles daños en el cerebro.

Mira este vídeo si quieres saber más sobre el cannabis terapéutico y su impacto en la salud.

Cuando quieras dejarlo…

A pesar de que los síntomas de la abstinencia son relativamente leves y pueden llevarse con facilidad, dejar de consumir cannabis conlleva algunos efectos desagradables. Como con cualquier otra sustancia, la intensidad del síndrome de abstinencia depende de la cantidad a la que hayas acostumbrado a tu cerebro a tolerar.

Aquí tienes una lista con algunos síntomas de la abstinencia del cannabis, tanto físicos como psicológicos, que puedes experimentar cuando estés intentando dejarlo:

  • Fuertes ganas de consumirlo
  • Insomnio y pesadillas
  • Falta de motivación
  • Incapacidad de disfrutar
  • Agresividad y/o furia
  • Irritabilidad
  • Síntomas corporales desagradables
  • Falta de apetito
  • Náuseas
  • Pérdida de peso
  • Cambios de humor

Recuerda: no dudes en buscar ayuda médica, no te meterás en problemas.

El cannabis normalmente es consumido junto con nicotina. Algunos síntomas de abstinencia son comunes a la mayor parte de sustancias de consumo recreativo, pero para aquellos que consuman tanto tabaco como cannabis a diario, la doble abstinencia tendrá un efecto más fuerte que si consumieras únicamente cannabis. Esta es una buena razón por la que pasar a vapear o comer el cannabis en lugar de fumarlo.

La Ley

Europa

  • España y Portugal: legal (únicamente su producción para consumo propio y en privado). La venta de semillas para su plantación está legalizada.
  • Reino Unido: Ilegal, droga de clase B. Posesión: hasta 5 años de prisión, multa ilimitada o ambas. Producción y suministro: hasta 14 años de prisión, multa ilimitada o ambas.
  • Francia: Ilegal, pero permitido en productos médicos.
  • Alemania: su posesión no está perseguida legalmente hasta los 6-15 gramos (dependiendo de la región), únicamente al obtener un permiso legal del “Instituto Federal para las Drogas y los Servicios Médicos”.
  • Holanda: legal (menos de 5 gramos se considera consumo propio).
  • Noruega: legal (menos de 15 gramos se considera consumo propio).
  • Suiza: legal (cultivar hasta cuatro plantas es legal).
  • Rusia: Ilegal, pero descriminalizado hasta los 6 gramos.

América

  • Estados Unidos: Ilegal a nivel federal, pero legal para consumo médico o recreativo en los estados de Colorado, Washington, Alaska y Oregón, así como en algunas ciudades.
  • Canadá: Ilegal, con excepciones en algunas ciudades.
  • México: su posesión es ilegal, pero descriminalizado hasta los 5 gramos. Cultivarlo y venderlo son ilegales.
  • Argentina: descriminalizado para uso personal en pequeñas cantidades y entornos privados.
  • Colombia: descriminalizado para uso personal en pequeñas cantidades y entornos privados, así como con fines terapéuticos.
  • Perú: el cultivo, transporte y venta de cannabis medicinal es legal. La posesión de hasta 8 g para el consumo personal recreativo es también legal.
  • Venezuela: ilegal, pero su uso personal privado está descriminalizado.
  • Chile: ilegal, pero su uso personal privado está descriminalizado.
  • Ecuador: legal para consumo propio en cantidades de hasta 10 g.

Asia y Oceanía

Australia: Ilegal, pero descriminalizado en algunos estados.

Nueva Zelanda: Ilegal.

Singapur: Ilegal.

Hong Kong: Ilegal.

Israel: Ilegal.

África

Mira este vídeo sobre por que se criminalizó el cannabis:

Más información, referencias, links...

Preguntas frecuentes

¿Es el cannabis inofensivo?

Consumir cannabis no es ni inocuo ni está libre de posibles efectos adversos para la salud. Sin embargo, sí que parece ser una de las drogas más seguras y puede ser utilizado con fines terapéuticos si se usa adecuadamente.

¿Te vuelve tonto el cannabis?

El consumo ocasional de cannabis no tiene ningún efecto en las habilidades cognitivas. Sin embargo, los consumidores habituales sí que pueden experimentar un deterioro a largo plazo de algunas de sus capacidades.

¿Puede el consumo de cannabis producir esquizofrenia?

Existen grandes discrepancias al respecto en la literatura científica, pero a día de hoy no se ha conseguido identificar una relación causal clara entre el consumo de cannabis y la esquizofrenia2.

¿Cuál es la diferencia entre Sativa e Indica?

Las variedades Sativa tienden a producir un efecto estimulante, llenando al consumidor de energía; mientras que las variedades Indica producen una sensación relajante y calmante. Sin embargo, ¡esta clasificación parece tener ciertos fallos18!

¿Puede el consumo de cannabis llevarme a consumir sustancias más peligrosas?

Se dice que el cannabis es una "droga de iniciación" cuyo consumo a menudo lleva al uso de otras sustancias ilegales, como la cocaína o las anfetaminas. Sin embargo, no hay pruebas suficientes que demuestren esta teoría. Sí que existe una asociación entre el consumo de cannabis y el de otras sustancias ilegales, pero no sabemos si esta relación es causal o simplemente una correlación.

Subscribe to our mailing list
* indicates required

Referencias

  1. Crean, R. D., Crane, N. A., & Mason, B. J. (2011). An evidence based review of acute and long-term effects of cannabis use on executive cognitive functions. Journal of addiction medicine, 5(1), 1.
  2. Curran, H. V., Freeman, T. P., Mokrysz, C., Lewis, D. A., Morgan, C. J., & Parsons, L. H. (2016).Keep off the grass? Cannabis, cognition and addiction. Nature Reviews Neuroscience, 17(5), 293-306.
  3. Earleywine M, Barnwell SS. Decreased respiratory symptoms in cannabis users who vaporize. Harm Reduct J (2007) 4:11. doi:10.1186/1477-7517-4-11.
  4. Filbey, F. M., McQueeny, T., Kadamangudi, S., Bice, C., & Ketcherside, A. (2015). Combined effects of marijuana and nicotine on memory performance and hippocampal volume. Behavioural brain research, 293, 46-53.
  5. Freeman, TP., Morgan, C.J.A., Hindocha, C., Schafer, G., & Curran, H.V (2014). Just say ‘know’: how do cannabinoid concentrations influence users’ estimates of cannabis potency and the amount they roll in joints? Addiction 109(10):1686-94; doi: 10.1111/add.12634
  6. Hall W, Room R, Bondy S. Comparing the health and psychological risks of alcohol, cannabis, nicotine and opiate use. In: Kalant H, Corrigan W, Hall W, Smart R, eds. The health effects of cannabis. Toronto: Addiction Research Foundation, 1999, pp. 477-508.
  7. Hindocha, C Freeman, T.P., WInstock, A.R, Lynskey, M.T. (2016) Vaping cannabis (marijuana) has the potential to reduce tobacco smoking in cannabis users. Addiction 111(2); 375 – 375; doi: 10.1111/add.13190.
  8. Hindocha, C., Freeman, T.P., Ferris, J.A., Lynskey, M.T., & Winstock, A.R., (2016) No Smoke without tobacco? A global overview of cannabis and tobacco routes of administration and their association with intention to quit. Front Psychiatry, 7, 104.
  9. Hindocha, C., Shaban, N. D., Freeman, T. P., Das, R. K., Gale, G., Schafer, G., ... & Curran, H. V. (2015). Associations between cigarette smoking and cannabis dependence: a longitudinal study of young cannabis users in the United Kingdom. Drug & Alcohol Dependence, 148, 165-171.
  10. https://assets.publishing.service.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/664945/Young-people-statistics-report-from-the-national-drug-treatment-monitoring-system-2016-2017.pdf
  11. https://www.erowid.org/plants/cannabis/cannabis_dose.shtml
  12. https://www.globaldrugsurvey.com/wp-content/uploads/2014/04/Printable_Cannabis1.pdf
  13. http://www.drugscience.org/dl/dl_comparison.html
  14. Iversen, L. L. (2001). The science of marijuana. Oxford University Press.
  15. Kleiber D, Soellner R, Tossmann P. Cannabiskonsum in der Bundesrepublik Deutschland: Entwicklungstendenzen, Konsummuster und Einflußfaktoren. Bonn: Bundesministerium für Gesundheit, 1997.
  16. Kouri EM, Pope HG. Abstinence symptoms during withdrawal from chronic marijuana use. Exp Clin Psychopharmacol 2000;8(4):483-92.
  17. Nutt, D. (2012). Drugs without the hot air. Minimising the Harms of Legal and Illegal Drugs. Cambridge: UIT Cambridge Ltd Nutt, D. J., King, L. A., & Phillips, L. D. (2010).
  18. Piomelli, D., & Russo, E. B. (2016). The cannabis sativa versus cannabis indica debate: an interview with Ethan Russo, MD. Cannabis and Cannabinoid Research, 1(1), 44-46.

¡Comparte con amigos!

Share on LinkedIn
Share on Reddit
Share on WhatsApp