snakes-308086_960_720.png

Abuso de sustancias y adicción

La parte que asusta

Gran parte de la población consume sustancias psicoactivas. Sin embargo, solo una pequeña fracción de esta desarrolla problemas de abuso de sustancias, los cuales ocurren cuando los hábitos de consumo se vuelven dañinos para la persona que consume y quienes la rodean. Esto se puede ver claramente si comparamos la gran cantidad de personas que consumen alcohol con aquellas que, en mucha menor medida, acaban desarrollando adicción por él: en estas, su consumo se convierte en algo auto-destructivo.

La adicción a menudo se confunde con el abuso de sustancias, cuando en realidad esta es únicamente un síntoma del mismo. La adicción se entiende como el consumo compulsivo de una sustancia. Esto sucede porque el consumo repetitivo de sustancias psicoactivas provoca cambios químicos y estructurales en el cerebro que vuelven extremadamente difícil resistir la tentación de consumir más; incluso en situaciones en las que quien consume es consciente de que podría ser perjudicial. Esto puede llevar al abuso de sustancias.

Cualquiera puede sufrir problemas de adicción, desarrollarlos no está relacionado con la personalidad o la madurez. Asimismo, es bastante complicado detectarlos en un@ mism@. Por esta razón, cuanta más gente esté informada sobre el tema, más probabilidades habrá de que se puedan detectar problemas de adicción en familiares y amig@s, y así ayudarlos.

Es importante desmentir el mito de la adicción instantánea. En los últimos añoa, está ganando mucha fuerza la teoría de que el desarrollo de una adicción no está tan relacionado con la sustancia en sí, sino más bien con el contexto físico y mental de su consumo. Varios estudios han mostrado que, a pesar de que la morfina administrada en hospitales a sus pacientes es mucho más potente que la que se puede conseguir en la calle, la probabilidad de desarrollar adicción a esta es mucho menor.

Los entornos problemáticos o los malos hábitos pueden ser los desencadenantes del abuso de sustancias. Esto incluye situaciones extremas, como zonas de guerra (se sabe que, por ejemplo, los soldados en la Guerra de Vietnam consumían altas cantidades de heroína; pero también a entornos más familiares, como vecindarios problemáticos o, simplemente, a la soledad.

Ten cuidado con tus hábitos de consumo de sustancias. Si descubres que no puedes dejar de consumir, a pesar de estar sufriendo un impacto negativo en tu vida como resultado (por ejemplo, faltando al trabajo para consumir, o tomando drogas para olvidar, para pasar el tiempo o porque simplemente eres incapaz de dejarlo), puede que tengas un problema. No dependas del consumo de sustancias para superar un mal día, ya que eso hará que consumir se convierta en tu forma de lidiar con estas situaciones. Con el tiempo, empezarás a sentir la necesidad constante de consumir, además de síntomas de abstinencia si no lo haces, volviendo muy difícil limitar tu consumo.

Si crees que puedes sufrir adicción a una sustancia, o sabes de alguien que lo haga, busca ayuda, esta es la mejor opción. No tengas miedo de conseguir ayuda para otras personas si crees que han perdido el control de la situación.

Subscribe to our mailing list
* indicates required

Subscribe to our mailing list
* indicates required
Share on LinkedIn
Share on Reddit
Share on WhatsApp