887px-Hex_icon_with_flask_black.svg.png

Dosis

Menos es más

La forma en que reaccionamos a las drogas es diferente para cada persona. Sin embargo, existen unas reglas generales que puedes seguir para ayudar a reducir el riesgo de sufrir una sobredosis.

No existe una dosis fija

Debido a la multitud de factores que juegan un papel importante a la hora de procesar una sustancia—como nuestra genética, peso, sexo, metabolismo, la situación en la que se consuma o el haber consumido recientemente, entre muchos otros—, la dosis que le funcione bien a otra persona no tiene por qué ser la adecuada para ti. Es recomendable comenzar con dosis relativamente bajas e ir incrementando la cantidad progresivamente. Esto es algo que los médicos hacen continuamente con sus pacientes: prescriben una dosis baja inicialmente y la van subiendo, de forma que encuentren el punto exacto en el que el medicamento tiene la mayor eficacia para el paciente a la vez que se minimiza el riesgo a sufrir efectos secundarios. Nuestras guías de reducción de daño de cada sustancia ofrecen información más específica en este sentido.

Descubre por qué menos es más cuando consumes por placer.

Cuidado con tus proveedores

Si, por ejemplo, planeas consumir MDMA, el cual se suele encontrar en forma de pastillas de éxtasis, la dosis podría variar significativamente de unas a otras. Si tu proveedor es nuevo, es recomendable empezar consumiendo una dosis más baja de lo normal para asegurarte de no sufrir una sobredosis.

Ten paciencia

Las sustancias de uso recreativo se están volviendo cada vez más potentes, lo cual aumenta considerablemente los riesgos que su consumo acarrea. Recuerda que las drogas no son instantáneas, por lo que tomar otra dosis por ser demasiado impaciente es una receta infalible para el desastre. Sé paciente y no consumas más hasta sentir los efectos de la sustancia.

Evita mezclar

De igual manera que los médicos tienen mucho cuidado a la hora de prescribir varios medicamentos a la vez, para evitar aquellos que interactúan negativamente; tú deberías tomar las mismas precauciones a la hora de mezclar sustancias. Ten en mente que estas no sólo podrían interactuar negativamente y producir consecuencias a largo plazo para tu salud, sino que mezclar sustancias también es una de las formas más sencillas de sufrir una sobredosis. Échale un vistazo a nuestros cuadros interactivos sobre cómo diferentes sustancias interactúan entre ellas en nuestras guías de reducción de daños.

Asimismo, es importante tener en cuenta los medicamentos que estés tomando, ya que estos también podrían causar interacciones negativas, aunque por desgracia estas no han sido estudiadas en profundidad.

Subscribe to our mailing list
* indicates required

Subscribe to our mailing list
* indicates required
Share on LinkedIn
Share on Reddit
Share on WhatsApp